Inbound Marketing vs Outbound Marketing

Se atraen más clientes con miel que con gritos, Inbound Marketing vs Outbound Marketing

El Inbound Marketing está ganando bastante fuerza por la sencilla razón de que la gente ha cambiado la forma en la que compra. Sin embargo, no eliminará al Outbound Marketing (que podríamos considerar como marketing tradicional).

Se ha puesto bastante de moda la percepción de que el Inbound Marketing está peleado con todo el marketing. Y muchas compañías reciben el consejo (o comienzan a aplicarlo) de que si adoptas la filosofía del inbound marketing no debes hacer ningún otro tipo de esfuerzo. Y esto está muy lejos de la verdad, y de ser efectivo.

Cuando la radio llegó al mercado en la década de 1920, una gran cantidad de “expertos” predijo que reemplazaría a los periódicos. Después por 1950 hubo muchos otros que decían que la televisión reemplazaría al radio. ¿Te suena familiar? Lo mismo comenzaron a decir cuando el boom del internet.

Nada de eso paso. Al contrario, la mayoría de las compañías aprovecharon las fortalezas de cada medio para refinar sus estrategias. Y lo siguen haciendo.  Muchas compañías han aprendido rápidamente a aprovechar nuevas maneras de llegar a su audiencia, como Bud Light que aprovechó la oportunidad de ser de los pioneros en anuncios de 360° o como RedBox que cambió la manera en la que se rentan películas y videojuegos.

De igual manera, la noción de que el Inbound Marketing podría reemplazar al Outbound Marketing es igual de disparatada. Un factor que contribuye bastante a esta rivalidad es que se explica mediante una comparación con el Outbound Marketing. Por ejemplo:

El Inbound Marketing es promover una compañía mediante blogs, podcasts, video, eBooks, boletínes de noticias, SEO, social media y otras formas de marketing de contenido que sirven para acercar a los clientes a la marca, convirtiéndose en el lugar donde quieren estar.

En contraste, comprar atención, llamadas comerciales en frio, anuncios de radio y televisión, volantes, spam, telemarketing y las formas de publicidad tradicional se consideran “outbound marketing”.

El Inbound Marketing se refiere a las actividades que atraen a los visitantes, en lugar de hacer que los esfuerzos de marketing sean el “salir” a buscar la atención de los prospectos.

 

Outbound Marketing

Por casi todo el Siglo 20, el acercamiento de “outbound” era LA manera de hacer marketing. Piensa en el Outbound Marketing como en un megáfono: Ruidoso y abrumador.

En su centro, la noción de la interrupción. Podías interrumpir una transmisión de radio o un programa de televisión, hacer llamadas en frio, mandar una gran cantidad de mails no deseados a “prospectos”.

Y por muchos años, funcionó. Pero varios avances tecnológicos y legislativos le quitaron poder a las interrupciones (y por ende a esta manera de hacer marketing).

La gente desde siempre se ha sentido frustrada por saberse “interrumpida” y como lo mencionamos en el artículo anterior, ahora es extraordinariamente fácil el obviar, ignorar y dejar de recibir los mensajes no deseados, sean comerciales o no.

Las tendencias para el Outbound Marketing no son buenas, por ejemplo las ganancias de los periódicos en los últimos años bajaron a los niveles en los que se encontraban en 1950 (y no han subido ni poquito).

Inbound Marketing - Declive en ganancias de periódicos

 

El cambio más importante, gracias al internet, es que ahora los compradores tienen el control. Y cuando contactan por primera vez al vendedor ya tienen casi el 70% de la decisión (e información) de compra.

Este cambio ha llevado a buscar nuevas maneras de hacer marketing y la que mejor ha funcionado hasta ahora es: El Inbound Marketing.

 

Inbound Marketing

Con la habilidad de los consumidores para evadir todos los mensajes que no quieren recibir y la decisión de realizar una investigación de producto propia, la gente que hace marketing ha tenido que irse adaptando a este nuevo proceso de compra.

Se ha dicho en la industria que puedes pensar en el Inbound Marketing como en un imán. Porque busca –atraer– sin interrumpir. Personalmente, no estoy tan de acuerdo, porque un imán atrae sin miramientos. Yo prefiero pensar que es como un bote de miel. Porque cuando tienes hambre o se te antoja, vas de manera voluntaria. Al final del día, la idea es clara y esto no son más que percepciones gráficas.

Así que básicamente, el Inbound Marketing se trata de atraer visitantes y que te encuentren, convertir al visitante en un prospecto, medir y analizar las acciones para convertirlo en un cliente y que finalmente se vuelva un evangelista de tu marca. Recuerda los cuatro pasos/eslabones que mencionamos en el artículo anterior.

 

El Outbound Marketing no se irá a ningún lado

Lo decía al principio de este artículo, una creencia bastante popular es que el Inbound Marketing reemplazará al Outbound Marketing. Y la realidad es que no se puede. Siempre habrá utilidad en las estrategias de marketing “tradicional”. Como el aplicar campañas de BTL o hacer acercamientos para aumentar tu audiencia (sin forzarles una venta por la garganta).

 

Esta es la segunda entrada de la serie de Inbound Marketing.

  1. Entonces, ¿Qué es exactamente el Inbound Marketing?
  2. Se atraen más clientes con miel que con gritos, Inbound Marketing vs Outbound Marketing
  3. Si el Inbound Marketing es tan bueno, ¿por que no funciona siempre?
  4. ¿Cuánto se tarda el Inbound Marketing para mostrar resultados exitosos?
  5. Inbound Marketing, sólo una rebanada del pastel
  6. El inbound marketing no es una solución para todos